Artículos científicos

Cómo hacer un trabajo académico: tesis, monografías y ensayos

Cómo hacer un trabajo académico: tesis, monografías y ensayos

El siguiente trabajo es el anteproyecto del libro Manual para la elaboración de trabajos académicos, publicado por Editorial Temas (Santiago Koval, 2011).

Por Santiago Koval (protegido bajo licencia Creatives Commons 2.5 | CC BY-NC-ND 2.5).

1. INTRODUCCIÓN

La función principal de toda investigación es la de resolver problemas cognoscitivos, y no problemas de acción. Se trata de un proceso teóricometodológico de búsqueda intencionada de respuestas a problemas de carácter académicamente relevantes, que se propone dar como resultado un conocimiento preciso, objetivo, válido, fiable y replicable. De ahí que toda investigación deba ser, por definición, sistemática (debe seguir rigurosamente un método científico acorde al paradigma de conocimiento aceptado por la comunidad académica establecida) y organizada (debe respetar un protocolo de investigación que aplique estrictamente definiciones y criterios de clasificación homogéneos en toda su extensión). El siguiente trabajo tiene como objetivo servir de introducción al complejo proceso de producción científico, y pretende constituir una guía de pautas claras y ordenadas de los pasos, etapas, procesos y modos de enunciación de toda elaboración teórica en el ámbito académico.

2. GÉNEROS DISCURSIVOS DEL ÁMBITO ACADÉMICO

El ensayo (primordialmente argumentativo), la monografía (primordialmente explicativa) y la tesis o tesina (combinación de ambos géneros) se producen dentro de una determinada esfera de uso de la lengua, la científico-académica, que establece un conjunto orgánico de reglas formales y temáticas precisas (una metodología). El lenguaje académico o científico exige una distancia emocional respecto del tema elegido, es decir, una necesidad de objetivar y sistematizar el corpus de análisis, y un modo específico de enunciación que indique un distanciamiento enunciativo entre el narrador o enunciador (la entidad discursiva que habita en superficie textual) y el autor (la entidad material que escribe el texto). Tanto en un trabajo explicativo como en uno argumentativo, las afirmaciones, informaciones y garantías deben ser explícitas y deben estar adecuadamente sustentadas en lecturas de textos de especialistas en el tema, considerados como tales porque han logrado legitimar su voz dentro de la comunidad académica establecida.

Un texto explicativo tiene como función principal informar acerca de un estado de cosas o acerca de lo que otros autores reflexionan alrededor de un determinado aspecto de la realidad, para lo cual define, ex ante, una hipótesis explicativa o hipótesis interpretativa, que aporta una perspectiva metodológica para interpretar y explicar los datos o fenómenos observados. La monografía, texto explicativo por excelencia, es un trabajo de prueba, a través del cual se busca demostrar que se posee un buen manejo online casino de determinado tema (y también de otras capacidades, como resumir, sintetizar, derivar, contrastar, explicar y aclarar conceptos, etc.), organizando los datos expuestos a la luz de la hipótesis de trabajo explicativa. Se plantea, así, un tema que requiere esclarecimiento y explicación, presentando un estado de la cuestión o estado del arte (lo que la comunidad académica ha escrito previamente al respecto), y se ofrece en este proceso una nueva forma de organización conceptual de los temas expuestos. De este modo, el objetivo es reformular el corpus de análisis a la luz de la tesis explicativa definida, sin explicitar en superficie textual la postura teórica a la que se suscribe.

La búsqueda de un texto argumentativo, por el contrario, se ciñe a razonar acerca de un área de conocimiento o acerca de cierto aspecto del mundo real, y se propone, mediante la contrastación de alguna hipótesis correlacional o hipótesis causal, encontrar relaciones lógicas entre variables que permitan conocer por qué y cómo se producen ciertos fenómenos. El ensayo, texto argumentativo por antonomasia, tiene por objeto hacer explícita una postura teórica con respecto a un tema en particular. Para ello, se debe justificar previamente que se trata de un tema de interés y controversial susceptible de análisis, y se asume, por contrato de lectura, que el enunciador (versión discursiva del autor) intentará convencer y persuadir al enunciatario (versión discursiva del lector) acerca de la postura más razonable.

Así, la diferencia principal entre una monografía y un ensayo se basa no sólo en la función principal de cada género (informar / razonar), sino en la explicitación por parte del narrador de su posición conceptual respecto del tema que se debate. Esta posición enunciativa se refleja en el uso recomendable de la tercera persona del singular o extradiegética (“nosotros” inclusivo o exclusivo) y de la voz impersonal, que pueden usarse de forma combinada, y en el uso menos recomendable de la primera persona del singular (“yo”), que aunque no vedado está desacreditado en el entorno académico, en tanto que aproxima emocionalmente el narrador al autor. El uso del “yo” puede dar lugar a un tono biográfico o psicológico enunciado a través de expresiones como “por lo que a mí respecta” o “llamó mi atención” o “yo tengo para mí”, que son poco recomendables en la práctica discursiva académica. Es importante tener en cuenta, en todo texto argumentativo, que la fuerza de las afirmaciones es resultado directo del fundamento empírico, lógico o consensual en que se sustenta el trabajo, y no necesariamente de la efusividad, emotividad o entusiasmo personal expresados en la forma de narrar.

Una tesis o tesina, que toma y combina aspectos metodológicos de ambos géneros discursivos (la explicación y la argumentación), es el trabajo teórico que permite demostrar, a la conclusión de los estudios, que el graduando o tesista amerita el grado académico al que está aspirando. Una tesis tiene como objetivo hacer explícitas las aptitudes del aspirante en el campo de investigación en que se gradúa, y representa su oportunidad discursiva para realizar por sí mismo una indagación significativa en el ámbito científico-académico. Se basa en la formulación de una hipótesis central, que debe contrastarse debidamente por medio de un desarrollo explicativo o argumental de especial extensión y rigurosidad. La voz tesis se usa normalmente para los trabajos de posgrado (maestrías, doctorados o posdoctorados), y queda reservado el término tesina para los trabajos de grado (licenciaturas).

 

Descargar artículo completo en PDF

Leer el artículo en Scribd >