Documentos

La redacción

La redacción

Cada texto es un sistema que tiene una organización y elementos propios, que están en estrecha relación. De acuerdo a la clase de texto, la arquitectura y sus piezas cambiarán, así como también, la disposición de los textos en la página.

Por ejemplo, un texto comercial deberá ser breve y efectivo, mientras que un artículo periodístico deberá contener mucha información bien organizada.

En líneas generales, los textos deben respetar ciertos lineamientos para ser efectivos. Tienen que ser específicos y seleccionar con criterio la información que van a incluir, porque un texto con muchos datos puede ser tedioso y, al mismo tiempo, un texto con escasa información será incompleto.

Como los verbos son los que otorgan movimiento a las oraciones y establecen el tono y el ritmo, hay que tener especial atención en la elección de los mismos. Si bien, en los últimos años, la voz pasiva ha sido reemplazada por la voz activa, hay que usar diferentes tipos de construcción para darle ritmo al texto y que el estilo de narración sea ameno y variado.

En cuanto a los adjetivos, muchas veces se comete el error de utilizar muchos de ellos para describir un objeto. Generalmente, las descripciones más efectivas suelen atrapar la esencia de un objeto con pocos adjetivos, ya que la imagen se hace más fuerte y clara.

Las muletillas suelen ser muy molestas a la hora la lectura. Un lector se sentirá incomodo si lee por quinta vez en una página frases como “podría decirse”, “en cualquier caso” o si todas las oraciones comienzan siempre del mismo modo. En ese sentido, es importante decidir cuándo es mejor usarlas y limitar su uso, puesto que las repeticiones de cualquier tipo aburren rápidamente a los lectores.

 

Curso: La redacción académica

Inscripción: hasta el 31 de agosto| Inicio: 3 de septiembre

Este curso tiene como principal objetivo capacitar en la planificación, desarrollo y redacción de los tipos textuales que componen el ámbito académico. El curso tendrá una orientación teórico-práctica, es decir, por un lado, se destinará a la discusión de conceptos y contenidos teoréticos vinculados con la investigación científico-académica, el análisis del discurso y la gramática del texto; y, por otro, se orientará a la producción de textos de modo de abordar, mediante la práctica, los aspectos discursivos, textuales y normativos asociados al uso de la lengua escrita en el ámbito académico. De este modo, se busca que los asistentes puedan proceder al análisis y reconocimiento de las características y especificidades de diferentes tipos de textos universitarios y, al mismo tiempo, que adquieran las competencias necesarias para la elaboración coherente, cohesiva y adecuada de una amplia gama de escritos académicos. A partir del curso, el asistente podrá desarrollar habilidades específicas orientadas a la redacción académica en niveles de producción como los que se exigen en un ambiente universitario, y será capaz, a un tiempo, de otorgar rigor científico a sus textos académicos.

 

Curso: La escritura administrativo

Inscripción: hasta el 3 de septiembre| Inicio: 8 de septiembre

El texto administrativoLa escritura administrativa tiene como unidad fundamental el texto administrativo, que es el medio habitual a partir del cual se comunican la mayor parte de los miembros de las sociedades contemporáneas, integradas a partir de procesos de estandarización y normativización del modo en que la información debe ser transmitida. En tanto que texto, rigen en el texto administrativo las mismas “obligaciones” para el enunciador: este debe ser coherente a la hora de expresarse, sus frases tienen que ser cohesivas, y el producto de su discurso tiene que adecuarse a la situación comunicativa dada. Es posible pensar, con todo, que la escritura administrativa está mucho más sujeta a normas –es marcadamente menos “libre” y “espontánea”– que otras y, por ello, requiere de un saber específico que permita al usuario de la lengua tenerlas en cuenta y respetarlas en el proceso de producción textual.

Más allá de que los textos administrativos son variados y se producen en casi todos los ámbitos –muy disímiles entre sí, por cierto– de la sociedad (municipios, ámbitos gubernamentales, el mundo del trabajo en general, escuelas, universidades, hospitales, etc.), en general, el número de géneros discursivos en los que se inscriben esos textos es acotado: la carta, el correo electrónico, la solicitud, el CV y el informe son, entre otros, los más comunes y difundidos. A su vez, estos combinan en su interior distintos tipos textuales: la narración, la descripción, la argumentación y la explicación. El dominio de la relación entre los géneros discursivos y los tipos textuales constituye hoy en día un requisito indispensable para el correcto desempeño de una función administrativa.